SECRETARÍA

La Secretaría permanecerá abierta todos los Martes y Jueves de 20 a 21 horas, excepto los días en los que la Hermandad organice algún acto, o participe en actos relacionados con la Real Federación de Cofradías.


Para ingresar en la Pontificia y Real Hermandad Sacramental del Señor San José y Ánimas y Cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia (del Silencio), has de imprimir la solicitud que se acompaña a continuación, y presentarla en la Casa de Hermandad en el horario anteriormente expuesto. La solicitud consta de dos caras, por favor, imprímelas en el mismo folio. Gracias.

SOLICITUD de INGRESO

pdf

Aquellos Hermanos que deseen modificar su adscripción, deberán imprimir la siguiente solicitud y presentarla en la Casa de Hermandad en día y horario anteriormente indicado.

CAMBIO de ADSCRIPCIÓN

pdf
Los Hermanos que en aplicación de lo dispuesto en la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (L.O. 15-1999 de 13 de diciembre – BOE nº 298, 14 de diciembre de 1999), consientan la divulgación de sus imágenes en esta página web y otros sitios, deberán imprimir el siguiente formulario PDF rellenarlo y presentarlo o remitirlo a la Casa de Hermandad.

PROTECCIÓN de DATOS

pdf 

Para visualizar correctamente los documentos, debe vd.  tener instalado Adobe Reader, si no lo dispone en su ordenador, haga "clic" aquí.

http://misericordiaysilencio.es/documentos/Ingreso.pdf

Haciendo Historia

Desde sus orígenes procesionó la imagen del Crucificado que tallara en el siglo XVII José de Mora por encargo de los Clérigos Menores de  San Francisco Caracciolo, para la iglesia de San Gregorio Bético. Esta imagen fue realizada en la casa albayzinera  de los Mascarones, cerca de la Plaza de Aliatar.   La imagen a lo largo de los siglos también ha recibido los nombres y advocaciones de Cristo de la Salvación y Cristo de la Expiración.  Nuestra imagen, tras la exclaustración desamortizadora de Pascual Madoz, pasó  a la parroquia inmediatamente más cercana, en este caso,  la Iglesia Parroquial de San José.

La fundación de esta  Cofradía fue iniciada por algunos de los empleados de la Delegación de  Hacienda en Granada, viniendo a conocerse popularmente como  “Cofradía de los ladrones”. El párroco de San José D. Ángel Guevara Horcas, como verdadera alma-mater, potenció la fundación de la Cofradía pensando en que no fuera mala cosa que hubiera en su Iglesia una cofradía de Semana Santa, como esa otra del Vía Crucis de la vecina parroquia de  El Salvador. Todo esto llegó a su término el  día 6 de Mayo de 1924 con la fundación de la Cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia (del Silencio).

Los nuevos estatutos fueron definitivamente aprobados también en este año de 1924 por el Cardenal-Arzobispo de Granada Don Vicente Casanova y Marzol, y siendo refrendados por el  Papa Pío XI, añadiéndole al título de la Cofradía,  el de “Pontificia”, y posteriormente con el nombramiento de el Príncipe de Asturias como Hermano Mayor Honorario, se le añadiría el de “Real”.

La primera vez que el Santísimo Cristo de la Misericordia procesionó con su cofradía fue en el año de 1925 y con la cruz original de taracea -no se sabe con certeza si también procesionó en el año 1926 con dicha cruz-;  en 1925 se inició el proyecto de una nueva cruz para su desfile procesional, siendo ésta la que actualmente procesiona con la copia por puntos que realizara el escultor y profesor granadino D. Antonio Barbero Gor.

J.Martnez_Rioboo

Foto:  José Martínez Rioboo, 1925.

Dejando atrás la inicial década de los años veinte para adentrarnos en la conflictiva de los años treinta, y con el peculiar marco sociopolítico que devino con la II República, en especial para los intereses de la Iglesia, vemos como son varios los años en que por prudencia y ante el clima de anticlericalismo, se decide no procesionar por las calles de Granada, dejando tales circunstancias, anécdotas que en sentido contrario ayudarán a escribir páginas hermosas de nuestra historia, entre las que cabría citar el solemne Quinario a nuestro Cristo en la Iglesia de San Antón o su traslado y permanencia a la S.I. Catedral de Granada, por el temor existente en que tanto la albayzinera iglesia de San José como la imagen de José de Mora, pudieran ser objeto de  ataques, o incluso pasto de las llamas.  En aquél panorama de incertidumbre,  conocidos son los episodios de ataque a Iglesias y Conventos, y de los que tampoco fue una excepción la propia Granada y el barrio del Albaicín; especiales para nuestra historia particular fueron el incendio de la Iglesia de San Nicolás en 1932 o los acontecimientos acaecidos durante la noche y madrugada del 10 de marzo de 1936 en que quedaron reducidas a cenizas las Iglesias de El Salvador, el Convento y Capilla de las Tomasas, el Teatro Isabel la Católica, el Café Colón o los talleres del diario IDEAL entre otros, a los que no escapan las escaramuzas sobre la iglesia de San José.  Estos hechos motivaron medidas de urgencia tales, como el establecimiento de  turnos de guardia efectuados por Hermanos-Cofrades en la propia iglesia de San José equipados con cubos de agua como única arma ante la posibilidad de un incendio, e incluso, el acometer determinadas obras y reparaciones a fin de aminorar los riesgos que tanto la iglesia como las imágenes pudieran sufrir, por ejemplo:  el tapiado del ventanal al exterior de la capilla, el sellado de la puerta que bajo el órgano salía al huerto, el sellado de una puerta junto al aljibe, el revestimiento metálico de la puerta de la sacristía, o los refuerzos en los herrajes del cancel.  En todo caso durante ciertos años del régimen republicano no hubo procesiones, y por lo tanto se le rindió culto en otras iglesias de nuestra ciudad, recibiendo el cariño y la devoción del granadino devoto y fiel.

Finalizada la fratricida contienda, el entonces Coronel-Jefe del 4º Regimiento de Artillería Ligera con plaza en Granada,  hizo promesa de que fueran soldados de dicha arma los que cada año llevasen al Cristo de la Misericordia, y es por ello que  hoy día se conserva la presencia de una escuadra de gastadores acompañando el paso del Cristo de la Misericordia, y por la que -junto a otras Hermandades y Cofradías- aún se mantiene una estrecha y permanente relación con las Fuerzas Armadas y el Ejército de Tierra a través de diversos oficiales superiores y mandos tanto en el Gobierno Militar de Granada  como en el actual  Mando de Adiestramiento y Doctrina (MADOC), éste último ubicado en la que fuera sede de la antigua Capitanía General de la IX Región Militar.

Transcurren los años y las décadas en una Granada que sigue ensimismada, caminando como tantas otras provincias y ciudades con parsimonia desde la dura posguerra hacia el desarrollismo de los años cincuenta y sesenta.  Son años de trabajo “en silencio” –cosa lógica en nosotros- y de proyectos que se suceden en novedad unos a otros, de cultos ejemplares  y  solemnes quinarios, mientras la devoción hacia nuestro Crucificado aumenta en Granada.  El paso sobre el que procesiona la imagen fue encargado por la Cofradía a mediados de los años sesenta a los hermanos Romero y siendo estrenado en 1966.  Debido al largo de las trabajaderas que tenía, dejó de pasar la Cofradía por la popular calle Grifos de San José, subiendo en su lugar por la Cuesta de la Alhacaba y el Carril de la Lona.  Y llegamos al verano de  1967 para ver a nuestra imagen expuesta en las dependencias del Hospital Real con motivo de  la exposición antológica sobre la imaginería granadina; allí y debido a la alianza de las condiciones ambientales de la sala con las climatológicas del exterior por encontrarnos en época estival, sufrió nuestra sin par talla el deterioro causado por la falta de humedad, viniendo a resecarse sobremanera  y a dañarse la policromía y las juntas de las maderas,  en especial, las que  denotan entre brazos y tronco, produciéndose también un ensanchamiento de algunas grietas anteriores.

Siguen pasando los años y llegamos al histórico 1975, año en que nuestra Cofradía encaraba su Semana Santa con tres serios frentes abiertos.  La Iglesia de San Pedro estaba por entonces en obras, llena de andamios y sin techumbre y hubo de iniciarse la Estación de Penitencia desde el vecino convento de San Bernardo de Zafra; el Crucificado no podía de ningún modo exponerse al peligro de hacer el recorrido sobre su trono - ¡tal vez hubiera sido una catástrofe! – y la réplica no estaba aún terminada ; la solución heróica fue sacar al Cristo de la Misericordia tendido en las mismas angarillas con las que actualmente se le traslada desde San José, siendo llevado a hombros de sus propios Cofrades. Pasaron los años y fueron acabando los setenta con una réplica del Cristo, un nuevo paso o trono y unos jóvenes entusiastas, casi adolescentes, que hicieron las veces de costaleros. En 1979 al ofrecerse desinteresadamente unos jóvenes para portar  el paso, fueron sustituídas las largas trabajaderas del paso por otras más cortas e interiores, volviendo a atravesarse los Grifos de San José.

En 1987 se une la Cofradía con la Hermandad Sacramental del Señor San José y de Ánimas, pasando a adaptar su nombre y a cambiar el antiguo escudo por el actual, el cual presenta la novedad de una custodia en el lado derecho y de una granada en el lado izquierdo, así como tiara pontificia en el centro con dos llaves en sotuer. También éste año lo fue de la firma del contrato  de arrendamiento del primer piso derecha del inmueble sito en la calle San Matías número treinta y tres, para su destino como Casa de Hermandad, tras haber sido debidamente acondicionado por su propietario según las necesidades de la Cofradía. Constaba de una magnífica y recoleta Capilla, Sala de Juntas, despacho para el Hermano Mayor, Secretaría, gabinete de visitas, almacén, cocina y servicio.

Entre diciembre de 1994 y abril de 1995 la restauradora Dª. Bárbara Hasbach Lugo y su equipo, acometieron el proceso de restauración de la sagrada imagen de Mora, que presentaba no ya un estado lamentable sino alarmante, encontrándose para sorpresa de todos, un documento con la firma del autor José de Mora en el interior de la propia talla. En dicho proceso se restauró igualmente la cruz original de taracea, consolidando su estructura y recomponiendo como si de un puzzle se tratara, todos y cada uno de los fragmentos originales de taracea desaparecidos con los años, devolviéndola a su estado original y con el que podemos admirarla en la actualidad. Cruz y crucificado volvieron de nuevo a unirse en el calvario de la capilla de San José.

Fue en ésta década de los noventa del desaparecido siglo, y  a  poco  que los  órganos de gobierno de la Hermandad y Cofradía se abrieron a una ilusionada juventud, aparece y toma cuerpo un grupo joven que al poco vino a denominarse J.H.S. -Juventud de la Hermandad del Silencio-, adoptando con buen criterio las siglas que lo son para “Jesús Hombre Salvador”. Este grupo juvenil de inmediato se implicó en acometer proyectos de trabajo de cierta importancia por aquellos años, que debieron de compaginar con sus estudios de bachillerato y universitarios, resultando así la aparición del actual Boletín “Divina Misericordia” y la creación del Cuerpo de Hermanos Costaleros. Ambos proyectos llegan felizmente hasta nuestros días, y siendo responsabilidad de todos sigue teniendo nuestra juventud cofrade mucho que decir en ellos.

En 1999 se celebró el 75 aniversario de la creación de la Cofradía, poniéndose a la venta el libro conmemorativo "Misericordia y Silencio", publicado en la  Editorial Comares, y que saca a la luz pública no pocos aspectos de la Cofradía desconocidos por muchos -éste libro aún se puede adquirir en la la Casa de Hermandad-. También nuestro amantísimo Titular, fue trasladado a la Iglesia del Sagrario de la Santa Iglesia Catedral de Granada para la celebración del Quinario cuya Función solemne lo fue en Sede Metropolitana y en donde estuvo presidiendo la Eucaristía.

Durante los actos de celebración del V Centenario del Nacimiento de San Juan de Dios -Orden con la cual está hermanada el Silencio-, el Santísimo Cristo de la Misericordia de Antonio Barbero Gor, quedó situado en el retablo mayor de la Basílica de San Juan de Dios, dejando a sus espaldas la urna con los restos y reliquias del Santo hospitalario; el quinario del Silencio de ese año se celebró en la citada Basílica de Ntra. Sra. de la Inmaculada y San Juan de Dios.

Y comenzando un nuevo siglo y milenio, nuestro Titular junto a otras notables imágenes de gran calidad artística, fue llevado a la Catedral para formar parte de la Exposición "Jesucristo y el Emperador Cristiano", en el V centenario del nacimiento del emperador Carlos I.

Ya en el año de 2009, vivió nuestra Hermandad y Cofradía entre otros, dos magnos acontecimientos; por un lado, la inauguración el Miércoles de Ceniza de la tan anhelada página web oficial, en la presente dirección url www.misericordiaysilencio.es, y de otro, el contemplar cómo la talla que saliera de las gubias y formones del magistral Mora, volvía a las calles de Granada para procesionar -bajo licencia eclesiástica del Ordinario-, en la Passio Granatensis que aconteció en la tarde del Sábado Santo 11 de abril de 2009.  Como bien saben vds., la intermitente lluvia de esa tarde en el cielo de Granada y más concretamente sobre la Plaza de las Pasiegas, no quiso perderse su particular cita con la historia para dejar su impronta en los anales cofrades de nuestra ciudad.

Por último a lo largo del año 2010, nuestra Hermandad y Cofradía fue reconocida como "Socio de Honor" por la Archicofradía Universal del Apóstol Santiago, en reconocimiento a la vinculación que existiera desde nuestro origen allá por el año 1924 con la Cruz y la Orden de Santiago, motivo por el cual se luce en las capas de los mayordomos, una cruz de Santiago coronada de espinas.  También y con motivo de los acontecimientos entorno a la beatificación de Fray Leopoldo de Alpandeire, fuímos distinguidos y honrados por la concesión de la reliquia "ex ossibus" (de los huesos) de nuestro querido beato capuchino.

 

Imagen Titular

Santísimo Cristo de la Misericordia “del Silencio”

El Cristo de la Misericordia  “es una de las imágenes que mejor nos expresa como entendieron el misterio de la Cruz los artistas andaluces, el modo como lo enseñaron nuestros pensadores sagrados y la forma como la vivió el pueblo fiel”

(Francisco Javier Martínez Medina)

Antigua

Foto:  Archivo Web

La imagen crucificada del Santísimo Cristo de la Misericordia es obra del bastetano José de Mora (Baza 1642-Granada 1724), quién la realizó en los años centrales de su producción artística (entorno a 1695) y en su casa del Albayzín, hoy denominada “Carmen de los Mascarones”, ubicada en la albayzinera calle Pagés, y en la que también viviera el canónigo y poeta granadino del siglo de oro, Pedro Soto de Rojas.  En su fachada existe hoy día un azulejo, que colocado por ésta Hermandad y Cofradía a modo de recordatorio, informa al transeúnte que en dicho lugar se talló este Cristo, que es ejemplo y paradigma de la perfección escultórica de la escuela barroca granadina, y que no contempla parangón alguno en la escolástica andaluza de su época.  Según  Antonio Gallego y Burín, “este Cristo es obra que debe situarse en la época central de la vida de Mora, en su instante de plenitud, posterior a la Soledad de Santa Ana y al Ecce-Homo de la Real Capilla, que parece anunciarlo”.

Con José de Mora la escuela granadina del barroco se proyecta hacia el siglo XVIII. Miembro de una familia de escultores, él fue el de más valía; su padre, Bernardo de Mora -discípulo de Alonso Cano- fue uno de esos escultores de escuela sin gran fama; su hermano, Diego de Mora, cuya actividad artística corre pareja a la de José, aunque siempre supeditada a la de este que le superó en finura y estilo, tampoco puede señalarse como un maestro de gran personalidad artística.  José de Mora, que se forma bajo la influencia artística de Alonso Cano y de Pedro de Mena, es el más mítico de los escultores granadinos; todos sus biógrafos acentúan como nota dominante de su carácter una gran religiosidad que va a saber plasmar en sus imágenes. A pesar de sus viajes a Madrid, donde marcha para trabajar con el discípulo de Cano, Sebastián de Herrera Barnuevo, llega al poco a alcanzar allí gran renombre y predicamento por lo que es nombrado  escultor de cámara del rey Carlos II, hacia 1672.  Sus obras más importantes las hizo en Granada, y así, nuestro Cristo de la Misericordia (Iglesia de San José),  Ecce HomoDolorosa (Convento de Santa Isabel la Real),  la Virgen de la Soledad y San Pantaleón (Iglesia de San Gil y Santa Ana),  o  San Bruno (Cartuja), son las más significativas. De entre sus obras en Madrid, la Inmaculada de San Isidro el Real, la del Marqués de Mancera, unos niños para el Colegio de Atocha, y especialmente el Ecce Homo y la Dolorosa del Convento de las Maravillas.

El crucificado de José de Mora fue concebido ex profeso y por encargo hacia 1695 por los clérigos regulares menores de San Francisco Caracciolo, que venían a ocupar la antigua ermita del patrón de Granada, San Gregorio Bético, en lo que hoy conocemos como Convento e Iglesia  de San Gregorio Bético, en la cuesta que lleva su nombre. Y es por el año de 1695 cuando vinieron a finalizarse determinadas obras que llevaron entre otros, a la ampliación del coro y de la iglesia, siendo este tal vez el motivo por el que la orden de clérigos se determinó a encargar la imagen del crucificado, y por el que fue dispuesta en una capilla de nueva construcción a raíz de la ampliación.  Corresponde desde luego la fecha a la etapa de madurez artística de nuestro autor.

Fue su advocación inicial la de Santísimo Cristo de la Salvación, tal y como podemos observar en las crónicas del Padre Echevarría (cronista de los clérigos regulares menores de San Francisco Caracciolo), y que vienen a decir:

“No se puede omitir el esfuerzo que hizo la destreza del famoso Mora en la del Santísimo Cristo de la Salvación.  De tal suerte imitó en lo natural, que ha sido desde que se colocó en este templo el encanto de los que lo miran, y la admiración de los que penetran la fuerza de el arte; siendo ésta en tanto grado, que uno de los mejores artistas no ha dudado en estampar que sólo otra imagen se halla en el Reyno que le iguale”.

Y es por mucho tiempo que nuestro sin par crucificado queda expuesto a la devoción particular del convento y a la pública de su ciudad, en una capilla concebida únicamente para él, recibiendo el culto de sus devotos a todo lo largo y ancho del siglo XVIII y de gran parte del siglo XIX.  Tras los procesos desamortizadores de las llamadas “manos muertas”, y más concretamente, en la desamortización auspiciada por el Ministro de Hacienda, Pascual Madoz,  hacia la década de los sesenta del siglo XIX, y motivándose también por las profanaciones sufridas en el templo de San Gregorio Bético al quedar éste en manos públicas, pasa nuestro Cristo de la Salvación a recibir culto en la vecina Iglesia de San José,  y no siendo éste un mero  cambio de templo, le sobrevino con poco el cambio de advocación pasando a denominarse Santísimo Cristo de la Expiración.

Es hacia la década de los cuarenta del siglo XIX, cuando viene a quedar constancia de la agrupación de devotos que le daba culto y que venían dedicándole y celebrando un septenario y una función después de  Semana Santa.  Ya en aquellos años se presentaba la imagen en una cruz de taracea –cuyo original aún se conserva-, corona de espinas con nimbo –ambos de hojalata-, y unas enagüillas, de las que se conoce la descripción de tres de ellas por un inventario de la exclaustración.  El crucificado reposaba colgado sobre unas cortinas de damasco morado, de fondo, y alumbrado con dos grandes cirios.  Veamos como lo escribe el referido inventario:

“Un Santo Cristo de la Salvación –que era la advocación que aún recibía en ese tiempo- de talla sobre una cruz de madera con embutidos de concha y nácar.  Diadema de hojalata y enagüillas de tisú de oro bordado con encaje, un velo dividido en dos partes de damasco morado con sus varas de hierro.  Cuatro candelabros pequeños, dos de madera y dos de metal.  Dos pedestales de piedra para los ciriales… En la sacristía, tres pares de enagüillas del Santo Cristo de la Salvación, una con ramos de plata, otra de raso con lentejuelas y otra de gasa bordada de realce, todas con encaje”.

Este ajuar de cuatro toneletes y los cultos, que a lo largo de los dos primeros tercios del siglo XIX recibía la imagen, denotan la existencia de un ordenado grupo de fieles que a modo de congregación se encargaba de organizar la devoción pública de la imagen, siendo ellos quienes le impusieran ésta segunda advocación de Santísimo Cristo de la Expiración.

Más adelante en el tiempo, las referencias que encontramos de nuestro Cristo en el siglo XX podemos situarlas en las que vienen a hacerse una vez que es procesionado en el Santo Entierro Antológico, como Crucificado de San José.  Pero es su elección en 1924 como titular de la actual Cofradía de Penintencia de Semana Santa,   la que vino a determinar un nuevo cambio de advocación, siendo así venerado y hasta el día de hoy como  Santísimo Cristo de la Misericordia, conocido popularmente en nuestra ciudad como “del Silencio”, dado el recogimiento con el que realiza su Estación de Penitencia en la madrugada del Jueves Santo.

Y así, iniciada la presente Hermandad y Cofradía recibe culto de continuo por parte y a través de la misma en su sede canónica de la Iglesia de San José que lo alberga, y en ésta ciudad de Granada que le ama y venera profundamente.  Como es bien sabido por todos, venía siendo grande el deterioro de la imagen muy antes ya de su proceso de restauración, principalmente por estar conformada por múltiples piezas ensambladas que aumentan y disminuyen de volumen según las variaciones de humedad y temperatura ambiente.  En semejante situación resultó ser en extremo dañina y gravosa para el futuro de la talla, la exposición sobre Alonso Cano celebrada en 1967 en el Hospital Real, debido precisamente al enorme contraste entre la humedad y la umbría de la capilla de San José, con las cálidas salas del recinto expositivo, calculándose que bien pudieron agravarse las adherencias de las colas originales que unen a unas piezas con otras, y a que con el transcurso del tiempo se produjera un singular resquebrajamiento de las policromías.  Continúan pasando los años y con ellos el patente deterioro de nuestra imagen, dando lugar a que entrados ya en el año de 1975 el equipo de escultores y restauradores de la Dirección General de Bellas Artes y de la Real Academia de Nuestra Señora de las Angustias, dictaminaran la total inmovilización de la imagen en su capilla de la Iglesia de San José, a fin que no se dañase más con los traslados y desfiles procesionales.  Estudiada por la Hermandad y Cofradía la posibilidad de su sustitución, vino a celebrarse un contrato con el profesor y escultor granadino D. Antonio Barbero Gor, por el que éste se comprometía a realizar una copia por puntos de la extraordinaria imagen barroca que nos ocupa, y como no hay rosas sin espinas, este año se encontró la Cofradía con varias adversidades;  por un lado, la celebración del cincuentenario de su fundación, y por otro, ciertas inoportunidades de última hora que le iban a poner muy cuesta arriba la celebración de la Estación de Penitencia, y es que el templo de San Pedro, de donde parte tradicionalmente la Cofradía, estaba en obras;  de otra suerte, que parte de los costaleros exigiesen una cantidad adicional y desorbitada para sacar el paso, y todo esto sumado al contratiempo de tener aún inacabada la nueva imagen para las fechas de Semana Santa.  A última hora vinieron las soluciones de urgencia, tal vez buenas para unos y no tanto para otros, pero soluciones al fin y al cabo, y así se vino a procesionar nuestro crucificado en su talla original tendido o recostado sobre unas angarillas portadas por los propios cofrades, iniciando su recorrido desde el vecino Convento de San Bernardo, para sortear riesgos previsibles y para que sufriera el menor daño posible.  No hay ni que decir que la Estación de Penitencia de ese año en su peculiaridad, fue toda una prueba de fe y del enorme espíritu de piedad y de sacrificio que animaba a los hermanos de esta Cofradía nuestra.  En lo sucesivo y con el transcurso de los años, hubo que esperar hasta 1994 para que tanto la imagen original como la gran cruz de taracea comenzasen su proceso de restauración en una acertada intervención dirigida con maestría y profesionalidad por la profesora Dª. Bárbara Hasbach Lugo.  Hoy recibe los cultos de su Hermandad y Cofradía a excepción de los de la procesión de penitencia, salvo el paréntesis introducido con licencia eclesiástica para su salida extraordinaria con motivo de la celebración de la Passio Granatensis que aconteció en nuestra ciudad en la tarde del Sábado Santo 11 de abril de 2009.

Es nuestro titular uno de los máximos exponentes de la escultura de nuestra tierra en la representación del crucificado en el más absoluto clasicismo. Se trata de un crucificado de tres clavos sobre una cruz plana de taracea. Muestra a Jesús de Nazaret ya muerto, con la cabeza suavemente inclinada sobre su hombro derecho y la barbilla clavada en el pecho. Los brazos forman un acusado ángulo, por eso y aunque estirados no exageran la definición de pectorales y la blandura de sus carnes se hace patente en el vientre,  mientras las piernas se mantienen rectas excepto una pequeña flexión de las rodillas que mantiene el pie izquierdo sobre el derecho, frente a la habitual disposición contraria de la época.  En las heridas de los clavos apenas se aprecian desgarraduras y casi no hay rastros de sangre, al igual que en la herida del costado de la que manan unos finos hilillos que recorren el torso hasta la cintura. Muestra por tanto una disposición serena, sin torsiones agónicas, transmitiendo un reposo absoluto.

Su cabeza es excepcionalmente bella, mostrando claros rasgos semíticos. Sus párpados, muy abultados y entrecerrados, dejan ver los hundidos ojos de cristal. Las cejas tienen un marcado quiebro característico del escultor. La nariz es larga y ligeramente aguileña, se muestra afilada por el rictus de la muerte, al igual que los pómulos. Su boca entreabierta muestra los dientes resecos entre los labios exangües muy dibujados y sombreados por un ligero bigote. Sobre el pecho cae la barbilla envuelta en una barba bífida que se desparrama. Estos elementos, bigote y barba, están realizados en parte a punta de pincel, y su relieve apenas se hace notar. El cabello es suavemente ensortijado, forma ondas grandes y abiertas que caen sobre el hombro izquierdo hacia atrás, y en el derecho hacia delante. También parte de la cabellera, sobretodo la que cae sobre el pecho y el rostro, ha sido realizada también a punta de pincel a medida que se difumina delicadamente en un fenomenal efecto de la policromía y no de la talla. La corona de espinas que porta es sobreañadida, de metal oscuro, no tallada, que en ningún momento distrae la atención hacia ella ni hacia los sufrimientos que causa.

Todo el cuerpo presenta una musculatura proporcionada, pero no desmesuradamente remarcada. Las manos están entrecerradas, algo poco frecuente en la escultura andaluza. El cuerpo se mantiene erguido, recto, como si la muerte no le hubiese vencido aún.  Es elegante y fuerte, sin llegar a proporciones hercúleas.  El paño de pureza, es de tela encolada y tiene un característico y muy poco habitual tono carmín violáceo, estando ceñido a la cintura por una cuerda y dejando al descubierto la cadera derecha. La tonalidad pálida de su cuerpo, muestra de la muerte, no se acompaña de cardenales, heridas, laceraciones, llagas, ni sangre en exceso.

En verdad podemos concluir que nada en la obra de José de Mora alcanza la maestría lograda en el Cristo de la Misericordia de la Cofradía del Silencio. Su serena majestad nos lleva a la unión perfecta del tipo con el arquetipo,  y a la del realismo más sobresaliente con la nobleza y dignidad más elevadas.  Para  Antonio Gallego y Burín, “es una obra de tamaña categoría, que no tiene en la escuela del Sur, ni antecedente exacto ni réplica que la iguale ni supere. Será siempre el Cristo de Mora, el suyo y sólo el suyo; pero a la vez el Cristo andaluz y, para nosotros, el más andaluz que conocemos.  Es el Cristo español, pues en él se sintetizan y se funden las tendencias del alma fogosa y expresiva del Sur con la serenidad y clasicismo del alma castellana”.    Esto vendría a explicarnos la exagerada   y a la vez acertada devoción que despertó desde antaño. Siguiendo a Domingo Sánchez Mesa, se considera como una obra de exquisita policromía, pues en ella, José de Mora viene a policromar a la vieja usanza, pulimentando y abrillantando las carnes como si fueran de tonos marfileños sucios, que al alumbrarse a la luz de los cirios, fingiría temblores y suaves movimientos; es una policromía fundida en la escultura, resultando una escultura hermanada en su esencia con la policromía. En esta obra José de Mora consiguió conjugar con perfección absoluta y verdadera maestría, los valores escultóricos con los pictóricos.

Es el Cristo muerto, el entregado, el sacrificado.  Mora lo aparta de luchar con la muerte, lo sitúa más allá de ella, más cercano a su triunfo sobre la muerte misma. Bajo sus carnes marfileñas, tiembla el misterio de la Resurrección. Su vista no nos angustia, pero nos sobrecoge y nos atrae. Tiene la fuerza extraña de un misterio, que no se anuncia en nada, que no se expresa en nada, pero que sujeta y conmueve totalmente.

No es la evocación de la muerte, es la “muerte viva”, la misma muerte hiriéndonos con su cuchillada.


ArtCreative YouTube Embed Custom
">www.youtube.com/watch?v=tGgXfUqunnQ

Hermanos

Pueden ser miembros de la Hermandad y Cofradía todos los fieles que lo soliciten, siempre que cumplan con los deberes comunes de todos los católicos y se comprometan a observar los principios de la Hermandad y Cofradía.

En todo caso, los Hermanos-Cofrades se distinguirán por :

a) Su clara adhesión a la  Fe católica, al Magisterio de la Iglesia que la interpreta y la  proclama y a la disciplina de ésta.

b) Su empeño en realizar una íntima unidad entre su fe cristiana y su vida.

c) Su comunión con el Obispo diocesano en cuanto “principio y fundamento visible de la unidad en su Iglesia particular”.

d) La disponibilidad a colaborar con las demás asociaciones y movimientos en virtud del pluralismo asociativo que la Iglesia reconoce y fomenta.

Por lógica, en ningún caso podrán admitirse los que hayan abandonado la fe católica públicamente, se hayan apartado de la comunión eclesiástica o hayan incurrido en excomunión impuesta o declarada.

De conformidad con nuestros Estatutos, los Hermanos-Cofrades podrán ser: Activos, Asociados, Aspirantes y Honorarios.

Activos: aquellos que, siendo mayores de edad, se comprometen a asumir todos los fines de la Hermandad y Cofradía y las obligaciones establecidas en estos Estatutos y en los Reglamentos.

Asociados: son tanto los Aspirantes, como todas aquellas personas que deseen pertenecer a la Hermandad y Cofradía y no puedan asumir todos los derechos y obligaciones de los Hermanos-Cofrades Activos, pero se comprometen a tomar parte en los actos públicos y en algunas actividades organizadas por ésta.

Aspirantes: los miembros de la Hermandad-Cofradía que son menores de edad.

Honorarios: aquellas personas físicas que, reuniendo las condiciones exigidas para  los demás Hermanos-Cofrades, merezcan, a juicio de la Junta General, dicho honor  por su ayuda espiritual o material a la Hermandad y Cofradía.   Estos podrán ser : Hermano Mayor Honorario, Mayordomo Honorario y, Hermano-Cofrade Honorario.

Asimismo son derechos y obligaciones fundamentales para todos los Hermanos, bien sean Activos, Asociados o Aspirantes, entre otros :

- Participar en los actos de culto estatutarios de la Hermandad y Cofradía y en cuantos actos comunitarios, tanto de carácter periódico como eventual se lleven a cabo, en especial la Procesión (Estación de Penitencia), de conformidad con lo dispuesto en los Estatutos.

- Asistir con regularidad a las sesiones de formación programadas y organizadas por el Director Espiritual y el Vocal correspondiente.

Según datos cerrados a 12 de febrero de 2014, el Censo actual de Hermanos-Cofrades lo componen 109 Mujeres y 570 Varones, que se distribuyen de la siguiente manera:

Activos . … … … ... 236                    

Asociados … … ... 341                      

Aspirantes … … ... 100

Cooperadores .. ... . 1

Honorarios … … ... . 1

TOTAL  … … … 679

 

Fuente:  Estatutos. Capítulo II “Miembros”, Arts. 6 a 14.

Estación de Penitencia

 

darro
En primer lugar hay que destacar que ésta se realiza desde la Iglesia de San Pedro y San Pablo, distinta de la que es su sede canónica.  Por tal motivo, en el mediodía del Miércoles Santo , se realiza el traslado de la Imagen hasta dicha Iglesia desde su sede,  previa celebración comunitaria del sacramento de la Penitencia. En segundo lugar el recorrido se realiza con el alumbrado público y privado  totalmente apagado, fomentando el clima de recogimiento y de silencio, por lo que en la calle no se ven otras luces que las de los cirios de los nazarenos y las propias  del Paso.

Procesión del Silencio (Francisco Soria Aedo, 1965)

Estacion

Es tradicional asimismo, el absoluto silencio que mantienen quienes presencian la Estación de Penitencia, silencio roto únicamente por   el sonido del tambor que ininterrumpidamente suena durante todo el recorrido, acomo    del rastrear metálico de las cadenas que llevan atadas a los tobillos algunos hermanos en signo de penitencia. Por tanto el recorrido  es de una belleza y dificultad excepcionales, pues no en vano se inicia en la Carrera  del Darro, a los pies mismos de las torres de La Alcazaba alhambreña  para terminar en lo más alto del Albayzín, a donde asciende por calles estrechas y cuestas empinadas de empedrado piso.  Igualmente impresionante es la Estación que se realiza en la S.I. Catedral Metropolitana de Granada, ante una abarrotada Plaza de las Pasiegas.  Provisionalmente y mientras la Iglesia de San Nicolás permanezca en proceso de restauración y rehabilitación, la Estación de Penitencia regresará al mismo templo de San Pedro y San Pablo.

 


***     ***     ***


Algunas consideraciones para los Hermanos Cofrades.

El Viernes Santo a las cero horas y un minuto, y trás haber sonado los cuartos y las doce campanadas en la Torre de la Vela, saldrá procesionalmente nuestro Sagrado Titular, el Santísimo Cristo de la Misericordia, en la forma y modo que se determinan en nuestros Estatutos, sin que, bajo ningún concepto ni pretexto alguno, pueda alterarse el espíritu y la forma que se detallan.

Salida Silencio

Podrán asistir a la Procesión (Estación de Penitencia) todos los Hermanos-Cofrades, tanto Activos como Asociados, con más de un año de antigüedad desde su ingreso en la Hermandad y Cofradía.

Los Hermanos-Cofrades participarán en la Procesión, en la forma que se establezca por la Junta de Gobierno, la cual proveerá lo necesario para respetar el orden de antigüedad del Escalafón General.  La Procesión  se adaptará al Horario e Itinerario que, a propuesta de la Junta de Gobierno, haya sido aprobado por la Junta General, debiendo ajustarse a la Carrera Oficial que se fije por la Real Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de la Ciudad de Granada.

A la Procesión no asistirán bandas de música, ni se llevarán campanillas, timbre o cualquier otro objeto que quebrante el silencio. Únicamente y abriendo el cortejo, figurará un Hermano-Cofrade con un tambor destemplado.

La Procesión se organizará por Secciones, con el número de Hermanos-Cofrades e insignias que, en cada momento, estime el Mayordomo Mayor.   Asimismo figurarán los siguientes cargos, cuyas responsabilidades, además, se fijan en el Reglamento de Mayordomos:

- Hermano Mayor, que será el de la Hermandad y Cofradía y que presidirá la Procesión.

- Mayordomo Mayor, que también será el de la Hermandad y Cofradía. Dirigirá y organizará la Procesión, ayudándole en esta tarea, siempre bajo sus indicaciones, los Mayordomos Ambulantes designados.

- Mayordomo de Cabeza de Procesión, que marcará el paso de la misma, iniciando el desfile procesional delante del tambor destemplado, y ateniéndose en todo a las órdenes del Mayordomo Mayor.

- Mayordomos Ambulantes, que cuidarán del orden y silencio en la Procesión, sirviendo de enlace entre el Paso y el Mayordomo de Cabeza de Procesión y siempre bajo la dirección del Mayordomo Mayor.

- Mayordomos de Sección, que llevarán a su cargo el número de Hermanos-Cofrades que se les señale, vigilando el orden, la compostura y el silencio de los mismos.

- Mayordomos Portadores  de Insignias, que portarán cuantas insignias y atributos figuren en el Cortejo. Procesionarán las siguientes insignias:  Cruz de Guía, Senatus (S.P.Q.R.), Estandarte "J.H.S.", Bandera Penitencial, Libro de Venias, Guión Sacramental y Guión de la Cofradía.

El Paso del Santísimo Cristo de la Misericordia será dirigido por el Hermano Mayor, conforme se recoge en las obligaciones que para el mismo se fijan, pudiendo delegar esta función en el Mayordomo que estime conveniente o Capataz designado para este cometido.

Los Hermanos-Cofrades se hallarán puntualmente en la Iglesia de San Pedro a la hora debidamente comunicada. Pero aunque así lo hagan, no podrán figurar en la Procesión, si no es precisamente con el hábito reglamentario de penitencia, en sus distintas modalidades, cuidado en sus más ínfimos detalles. Asimismo los Hermanos-Cofrades servidores y encargados del orden externo vestirán de traje oscuro.

Al llegar a la Iglesia de salida (Iglesia de San Pedro y San Pablo), se dirigirán al interior de la misma, buscando rápidamente al Mayordomo de su Sección, quedando desde este momento a sus órdenes, respetándole y obedeciéndole sin pretexto alguno, en sus indicaciones, quedando prohibida la permanencia de los Hermanos-Cofrades en el atrio del templo.

Los Hermanos-Cofrades, al salir de sus domicilios para participar en la Procesión, lo efectuarán con el capillo puesto, cubierta la cara y en riguroso silencio, sin detenerse, ni irán en grupos conversando entre ellos. Al terminar la Procesión volverán a su domicilio en la misma forma o sin hábito.

Iniciada la Procesión, guardarán los Hermanos-Cofrades, hasta el final, el más absoluto silencio. Solamente, y esto por causas sobradamente justificadas, podrán hacerlo con el Mayordomo de su Sección, cuidando en todo momento de hacerlo en voz baja y sin ostentación de gestos.

A lo largo del recorrido procesional, no se cruzarán tampoco saludos con nadie, ya sea de palabra o de gestos, movimiento de cabeza, de manos, etc.

Asimismo no podrán abandonar el Cortejo procesional, salvo por indisposición o causa sobradamente justificada, poniéndolo en conocimiento del Mayordomo de su Sección.

Todos los Hermanos-Cofrades llevarán idéntico hábito, de color negro, sin brillos, compuesto de sotana o túnica con cola, capillo de igual color, medalla reglamentaria, pleita de esparto, calcetines y guantes blancos de hilo y sandalia franciscana. El largo de la túnica o sotana será el suficiente como para impedir se vea el pantalón, el que siempre deberá ir recogido a fin de que solo luzca el calcetín blanco. En el capillo, en la parte del mismo que cae sobre el pecho, figurará el escudo de la Hermandad y Cofradía.

En el caso de los monaguillos, al ser esclavina y no capillo, no será de aplicación el precepto de llevar el escudo de la Hermandad y Cofradía a la altura del pecho.

La Hermandad y Cofradía está obligada a realizar su Estación de Penitencia con la debida seriedad y compostura. En este sentido, el Cuerpo de Mayordomos velará, de forma contundente, para que la totalidad de Hermanos-Cofrades participantes en la misma realicen el recorrido en su integridad, evitando la descomposición del Cortejo antes del regreso al Templo.

Queda prohibida, expresamente, la presencia de Costaleros junto al Paso, durante todo el recorrido.

El Capataz y sus Auxiliares, procurarán mantener una actitud seria y respetuosa en todo momento, recatando el volumen de sus voces de mando y sus gestos, y procurarán dar ejemplo de comportamiento para todos los costaleros con relación a la misión que tienen encomendada.

El Mayordomo Mayor y el Capataz, prohibirán que debajo del Paso participen Costaleros descalzos.

El Mayordomo de Sección prohibirá que, detrás del Paso, figuren personas o efectos que motiven la distracción del público que presencia la Estación de Penitencia.

El incumplimiento de cualquiera de las anteriores normas, en especial, la asistencia a la Estación de Penitencia  en forma no conveniente o la desobediencia de alguna orden que se le diera, será considerado como falta grave y podrá llevar aparejada la expulsión de la Hermandad y Cofradía, de conformidad con lo dispuesto en el Capítulo XI, de nuestros Estatutos.

Los hermanos-cofrades, al vestir el hábito de la Hermandad y Cofradía, ejercerán voto de silencio que no será quebrantado salvo en caso de extrema necesidad.

Fuente:  Estatutos. Capítulo VII “Procesión (Estación de Penitencia)”, Art. 62 y ss.

 

75 Aniversario

75 Años de Silencio

- Junta de Gobierno de la Hermandad del Silencio -

Corría el año 1924 y en tal día como hoy, 6 de mayo, un grupo de granadinos recibía una gran alegría: habían sido aprobadas las reglas que regirían la recientemente creada Cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia. A partir de ese momento podrían ver satisfecha su ilusión de dar culto público a esa venerada imagen que tanto querían y no sólo lo harían en su capilla de la parroquia de San José, sino que, entre otras cosas, iban a comenzar a mostrar esa grandiosa representación del amor de Dios a todo el pueblo de Granada. Y además habían previsto hacerlo en unas condiciones muy similares para las que fue esculpido; ya entonces se decía que José de Mora lo talló para orar ante El en el silencio y en la oscuridad de una capilla y, efectivamente, así fue: se le dio culto inicialmente en la capilla del convento de San Gregorio y con posterioridad en  la de San José. Pues bien, a partir de este día, también se podría hacer en las calles apagadas y calladas de nuestra ciudad.

Desde entonces hasta nuestros días han sucedido muy diversos avatares, incidencias, anécdotas, etc.; ha habido grandes cambios en nuestra sociedad, en nuestra Granada, incluso en nuestra Hermandad. Pero una cosa es fundamental para nosotros y esa no ha cambiado: la veneración a esa imagen, que nos traduce el Amor, la Entrega y la Misericordia de Dios. Durante todos estos años, nuestros antepasados han mantenido vivo el espíritu de esta Cofradía, espíritu de misericordia y también de silencio. Silencio en nuestra forma de vivir la fe, callados pero sin renunciar a ella; sin ostentaciones, pero con claridad de ideas; sin apariencias, pero sí con un trabajo callado y abnegado; sin muchas proliferaciones públicas, pero con un gran amor y caridad que nos rodean. Y este silencio vivido como Hermandad queremos que se transmita a la vida cotidiana de manera que aquel que nos vea diga: «Mira, un cofrade en silencio», y que esto se entienda como uno que quiera seguir a Cristo. Nosotros, hoy, queremos rendir un pequeño homenaje a todos los que nos precedieron, y nuestro homenaje, tal y como ellos hubieran deseado, lo hacemos con una oración ante el Cristo de la Misericordia y con un discreto aunque público «muchas gracias, hermano». Así que no vamos a caer en la ruptura de ese anonimato que tan celosamente supieron guardar, y lo hicieron sin dejar de hacer de sus vidas auténticos testimonios de misericordia, pero sí que nos acordamos muy cariñosamente de ellos en esta fecha tan señalada.Como todos ya sabemos, esta Hermandad a lo largo de su existencia ha tenido muchas vicisitudes y aunque no es este el momento de pormenorizarlas, se que queremos matizar una, quizá poco comprendida en la actualidad y por ello algo polémica para quién la vive desde fuera. Nos referimos a la serie de circunstancias que obligaron a realizar una réplica de nuestro queridísimo titular; este problema surgió en unos momentos sumamente críticos, quizá los más duros en la historia de este grupo de hermanos. Pero ese Divino Crucificado no quiso dejar de pasear por Granada y abrió los ojos de esos poquitos devotos que lo seguían.

Cristo_Silencio

De esta forma buscaron y encontraron la mejor, tal vez la única, solución en ese momento histórico: Antonio Barbero talló una extraordinaria imagen de Cristo, réplica de la anterior de José de Mora, y no sólo se consiguió salvar el aspecto artístico, sino que gracias a ella comenzó el renacer de nuestra Hermandad en todos sus aspectos que actualmente conocemos. Y esta nueva imagen ha ido enganchando nuevos devotos y hermanos, pese a que nosotros nunca hemos dejado de dar culto a la primitiva imagen del Cristo de la Misericordia. Este es otro de los éxitos no sabemos si de nuestra Hermandad o de su propio titular, el hecho cierto es que se mantiene el culto a dos imágenes que en realidad son una sola, pues ni nuestra devoción ni nuestro cariño está dividido, muy al contrario, está muy claramente centrado en el amor a un solo Cristo hecho Hombre por nosotros y Resucitado para salvarnos. Esta es nuestra fe; a la que llegamos más fácilmente a través de las imágenes.

A lo largo de todo este año, nuestra Hermandad ha venido celebrando, con gran emoción e ilusión, su LXXV aniversario. Y lo ha hecho de una forma entendemos que sencilla, discreta, pero profundamente emotiva y siempre buscando el compromiso de mostrar a las gentes que nos rodean nuestro testimonio de seguimiento a Cristo. Para ello no hemos buscado lucimientos, grandilocuencias, ni grandes manifestaciones. Nos hemos limitado a acercar la imagen del Cristo de la Misericordia a Granada y hemos querido hacerlo rodeándolo de todo nuestro cariño y con nuestra compañía en todo momento. De esta forma los granadinos han podido rezar ante esta imagen durante toda una semana que han durado nuestros cultos cuaresmales. También hemos tenido la enorme satisfacción de sentirnos acompañados y dirigidos en nuestra oración por el pastor de nuestra diócesis, quien muy cariñosamente no ha faltado ni un solo día a orientar nuestra conversión cuaresmal. Y no podían tener mejor colofón nuestros cultos que el poder participar, presidiendo el Santísimo Cristo de la Misericordia, en la misa de clausura del II Congreso de Educadores Cristianos, celebrada en la SI Catedral de Granada y contando con la presencia de todos los prelados andaluces y de gran cantidad de fieles participantes en dicho Congreso.

Grupo-de-Hermanos-Traslado-

Grupo de Hermanos ante la Imagen del Cristo de la Misericordia el dia en que este fue trasladado a la S.I. Catedral

Pero como nuestro mayores nos enseñaron a no ser efímeros ni banales, y queremos sobre todo que nuestra sociedad conozca de nosotros y que a través nuestra conozca a Jesucristo, hemos conseguido editar un libro, Misericordia y Silencio, acerca de nuestra Hermandad, su historia, su espíritu, su realidad, su pasado y su presente. Libro que es el único hecho que perdurará en el tiempo como recuerdo del LXXV aniversario y que tiene el enorme valor, al menos para nosotros así es, de contar con la participación de un gran número de colaboradores, todos ellos de gran talla literaria y artística, pero sobre todo espiritual y humana, y ninguno de ellos es cofrade de nuestra Hermandad, lo que a nuestro entender le confiere una mayor objetividad a sus opiniones. Pero decíamos al principio que estamos en la fecha en que se cumple nuestro LXXV aniversario y, por supuesto, no puede pasarnos desapercibido. Es por ello que en la tarde de hoy celebraremos una solemne función eucarística en la iglesia de San José, para compartir con nuestros hermanos la oración hacia Jesús en el sacramento de la Eucaristía y haciéndolo ante nuestro muy querido titular. En este acto, presidido por nuestro arzobispo y acompañado por los consiliarios que sobreviven, queremos, a parte de otras muchas cosas, pedir a Dios la fuerza e ilusión necesarias para seguir manteniendo viva nuestra Hermandad tal y como nos ha sido legada y mejor aún que nos ayude a ir poco a poco mejorándola. Este queremos que sea nuestro compromiso público desde estas páginas: conseguir que nuestros sucesores celebren otros 75 años más con, al menos, los mismos sentimientos de misericordia y silencio con que ahora lo estamos haciendo nosotros.


Fuente: artículo publicado en el Diario IDEAL el jueves 6 de mayo de 1999, con motivo de cumplirse el 75 aniversario de la fundación de la  Cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia (del Silencio).

 


Divina Misericordia

Oleo_R.Reina

El Boletín DIVINA MISERICORDIA nació gracias a la iniciativa de unos integrantes del Grupo Joven de la Hermandad, allá por el Curso Cofrade 1994 /1995.   Por ello, en la dirección y redacción aparecen las iniciales J.H.S. (Juventud de la Hermandad del Silencio). 

Aquellos primeros números se editaban con carácter trimestral, y la impresión de estos estaba elaborada en blanco y negro y todos ellos venían patrocinados por varias empresas, las cuales aparecían anunciadas en la última o en las últimas dos páginas. Algunos patrocinadores aún siguen siendo establecimientos acreditados de nuestra capital y entre ellos,  Almacenes "Eugenia de Montijo", "Librería Urbano", "Bar Rincón del Cofrade", o incluso entidades financieras como "Caja Madrid";  sin embargo otros ya desaparecidos, como por ejemplo: "Óptica Gómez""Palacio del Niño", "Tejidos y Confecciones Ariza", "Oviedo Moda", "Joyería-Relojería Jose", "La Tambarria de Antonio Méndez" o "La Taberna del Irlandés", entre otros.

  • El ejemplar nº. 1  corresponde al trimestre  Enero – Marzo de 1995; constaba únicamente de 12 páginas y se titulaba “Divus Misericordias”.
  • El ejemplar nº. 2  se editó para el periodo de Abril – Junio de 1995.
  • El ejemplar nº. 3  pertenece a la época Octubre – Diciembre de 1995.
  • El ejemplar nº. 4 verá la luz para el trimestre  Enero – Marzo de 1996, pasando ya a denominarse “Divina Misericordia”, puesto que si traducimos “Divus Misericordias” al castellano significa Divino Misericordias, siendo inexistente la concordancia entre género y número. 
  • El ejemplar nº. 5  y ya subsanado el error, reaparece para la  Primavera-Verano del 96. 
  • El ejemplar nº. 6 llegará con un paréntesis de cuatro años, apareciendo en la Cuaresma del año 2000.  Este sexto número continua  en su totalidad en blanco y negro, pero marcando ahora un estilo totalmente novedoso en  diseño e impresión en el que destaca su sobriedad y elegancia, así como el predominio de colores oscuros en cubiertas.
  • El ejemplar nº. 7  del  boletín se publicó en 2001 y en la portada ya aparecía por primera vez una fotografía a color de Nuestro Titular en la S.I. Catedral de Granada. 
  • El ejemplar nº. 8 corresponde al curso cofrade 2001-2002, en el cuál aparecía en la portada el lado izquierdo del Cristo de la Misericordia. 
  • El ejemplar nº. 9 lo es para el siguiente curso cofrade 2002-2003,  y lo podemos identificar por el  primer plano de la cara del Crucificado de José de Mora en portada.
  • El ejemplar nº. 10, correspondera al año 2005, pues en el 2004 no se publicó boletín.  Aparece en la portada de este décimo  número una fotografía del Crucificado en su altar del Quinario  del año anterior. 
  • El ejemplar nº. 11 del año 2006,  tenía en portada una foto de la cara de nuestro titular en un traslado de Miércoles Santo. Tanto en portada, contraportada como en sus respectivos interiores aparecen numerosas fotografías a color. 
  • El ejemplar nº. 12 corresponde al  año 2007  y  mantiene el mismo formato de las fotografías a color, aumentando hasta las 64 páginas y apareciendo en el centro del boletín un pliego a color de cuatro fotografías. En portada aparecía Nuestro Santísimo Titular ante la puerta del templo de San Nicolás en la Madrugada del Jueves Santo. 
  • El ejemplar nº 13 del año 2008 viene con la imagen en  portada de  Nuestro Titular en el Altar Mayor de la Iglesia de San José, y entre su contenido podemos leer los últimos momentos de la vida del beato Diego Ventaja Milán, hermano de esta Hermandad y Cofradía, obispo de Almería y mártir de nuestra Guerra Civil.  
  • El ejemplar nº. 14 aparece en la Cuaresma de 2009. En portada una imagen frontal del Cristo de la Misericordia de José de Mora y a los pies dos fechas: 1924 y 2009, conmemorando el LXXXV Aniversario de la Hermandad. Siguen apareciendo fotografías a color en portada, contraportada e interiores, así como un pliego mayor en el centro de 8 páginas a color. Este número del Boletín apareció igualmente con 64 páginas a todo color. 
  • El ejemplar nº. 15 lo es para el  año 2010.  Su portada recoge una fotografía a sangre, del Stmo. Cristo de la Misericordia en su paso y en el interior del templo catedralicio en la Estación de Penitencia. Dicho número contiene multitud de documentación gráfica y fotografías entre las que destacan un total de doce instantáneas a todo color en formato sencillo y a doble página. Se hace eco de las secciones habituales,  editorial, carta del consiliario, saluda del Hermano Mayor,... y contempla otras relativas a otros aspectos de la Hermandad y Cofradía, así como de la Estación de Penitencia, cabiendo citar a los propios Acólitos y Costaleros, pero también recordando la Passio Granatensis en la tarde del Sábado Santo de 2009, la celebración del Año Santo en 2010, o las referencias en más de una ocasión a la grave crísis económica que nos afecta.  Finalmente concluye en contraportada interior con una dedicatoria a Fray Leopoldo de Alpandeire, por ser este el año de su beatificación.
  • El ejemplar nº. 16 corresponde al año 2011, resultando un boletín absolutamente extraordinario con un esmerado diseño interior que sorprende a todos. Comienza reproduciendo un soberbio óleo de nuestro querido Hermano D. Rafael Reina González, que muestra al Santísimo Cristo de la Misericordia en plena Estación de Penitencia fielmente guiado por su capataz.  Gusta tanto la portada de este año, que se solicita se vuelvan a repetir este tipo de pequeñas obras de arte en sucesivos boletines. En los contenidos  encontraremos la crónica sobre la beatificación de Fray Leopoldo de Alpandeire, así como de la presencia de Ntro.Sagrado Titular -réplica de Antonio Barbero Gor- en el altar mayor de la ceremonia de beatificación, y de la concesión a esta Hermandad y Cofradía de la reliquia del beato capuchino.  También el recuerdo a nuestro querido Hermano y Hermano Mayor que fué D. José María Ortíz Rodríguez. Continua con colaboraciones nominativas y  anónimas de Hermanos y colaboradores, y así aparecen apartados destinados a la composición poética cantando, alabando y orando al Santísimo Cristo de la Misericordia, al tiempo que un reportaje sobre la celebración en Madrid de la Jornada Mundial de la Juventud. Como dato original en este número, la referencia a la simbología de un elemento muy distintivo nuestro, "la túnica de cola".
  • El ejemplar nº. 17  lo fue para el año 2012, repitiendo portada otra obra artística en óleo salida de  los pinceles de Rafael Reina González. Como en años anteriores se encarga su diseño e impresión a la empresa" Clave Granada, S.L.", que hace gala de un esmerado cuidado y de una alta calidad.  Asimismo es de destacar la mayoría de edad demostrada en estos menesteres, por aquellos jóvenes encargados de la confección de este número a lo largo de buena parte del curso cofrade.  Viendo su contenido y analizadas las secciones de costumbre como son el Editorial, la carta del Consiliario, Saluda del Hermano Mayor o Mensaje Cuaresmal de S.S., nos encontramos con nutridas colaboraciones literarias y de opinión de hermanos nuestros, algunas de ellas también de carácter anónimo, siendo fieles a nuestra impronta de humildad y anonimato.  En dicho número podremos leer pasajes sobre las obras de restauración del templo de San Nicolás, sobre la Juventud cofrade en la Jornada Mundial de la Juventud de agosto de 2011, sobre nuestros Costaleros que saber rezar con los pies, conoceremos más sobre la función de los acólitos y monaguillos en las estaciones de penitencia, pero también sobre las vivencias de la Semana Santa de Guatemala -tierra a la que está vinculado nuestro Consiliario en su labo misionera de tantos años-, e incluso, sobre la capacidad tan necesaria en el hombre de hoy para saber escuchar la voluntad de Dios.


A continuación podéis ver y descargar los boletines de los últimos años. Próximamente irán apareciendo los demás.


Para visualizar correctamente los documentos, debe vd.  tener instalado Adobe Reader, si no lo dispone en su ordenador, haga "clic" aquí.

Manual del Costalero

 

Manual del Costalero

pdf

Descargar

Vocalías

De conformidad con lo determinado en los artículos 32 y 50 de los vigentes Estatutos de la Pontificia y Real Hermandad Sacramental del Señor San José y Ánimas y Cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia  (del Silencio),  aprobados el 19 de junio de 2004, vemos que La Junta de Gobierno contará entre sus miembros con diversos Vocales que asistirán a las sesiones de la Junta de Gobierno con voz y voto, para cada una de las siguientes actividades:

 

a) Formación

b) Caridad y Relaciones Fraternas.

c) Culto y Espiritualidad.

d) Manifestaciones Religiosas Públicas.

e) Juventud.

f) Protocolo y Relaciones Externas.

g) Costaleros.

h) Presidencia.

i) Casa de Hermandad.

j) Adjunto al Albaceazgo.

Cada uno de estos Vocales serán responsable de las funciones asignadas por estos Estatutos, las cuales deberá asumir y desempeñar con la diligencia de un buen padre de familia.  Asimismo rendirán cuentas ante el Hermano Mayor y ante la Junta de Gobierno, en las sesiones que esta celebre, y estando sometidos a la coordinación que se determine.

Estos Vocales en tanto que cargos directivos de la Hermandad-Cofradías, serán propuestos por el Hermano Mayor ante la Autoridad Eclesiástica.

Asimismo es de reseñar que en caso de necesidad manifiesta, el Hermano Mayor podrá nombrar hasta un máximo de dos Vocales Adjuntos, que podrán asistir a las sesiones de la Junta de Gobierno con voz, pero sin voto, necesitando para ello la autorización expresa de la Junta General, así como la posterior de la Autoridad Eclesiástica.

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
  • leftlayout
  • rightlayout

FUNCIÓN SOLEMNE DEL XC ANIVERSARIO DE FUNDACIÓN (1924-2014)

Imprimir

Hoy Martes 6 de Mayo será la Función Solemne de acción de gracias por el XC aniversario de la fundación de la Hermandad, a las 20:30 h en la Parroquia de San José. Tengamos un momento de encuentro con el Santísimo Cristo de la Misericordia para agradecerle todos estos años de Hermandad.

¡Un abrazo en Cristo!

IMG_2818

Actualizado ( Martes, 06 de Mayo de 2014 09:16 )
 

ESTACIÓN DE PENITENCIA 2014

Imprimir


_AC_4437

Foto: Álex Cámara (www.ahoragranada.com)

_AC_4498

Foto: Álex Cámara (www.ahoragranada.com)

_AC_4571

Foto: Álex Cámara (www.ahoragranada.com)

_AC_4659

Foto: Álex Cámara (www.ahoragranada.com)

_AC_4478

Foto: Álex Cámara (www.ahoragranada.com)

 

Actualizado ( Martes, 29 de Abril de 2014 08:10 )
 

VIDEO SALIDA ESTACIÓN DE PENITENCIA

Imprimir


ArtCreative YouTube Embed Custom
#t=317

Actualizado ( Martes, 29 de Abril de 2014 08:10 )
 
Página 1 de 49
  • REFORMA DE ESTATUTOS Y NORMAS

  • TIENDA ONLINE

  • CALENDARIO DE CULTOS

  • COSTALEROS

Por acuerdo de Junta General Extraordinaria del pasado 20 de Enero de 2014, se abre el proceso de Reforma de Estatutos y Normas, con sometimiento a lo estipulado al respecto en los Estatutos vigentes (arts. 137 y 138, respectivamente). Y una vez iniciados los trabajos de la Comisión creada al efecto, se considera un plazo bastante hasta el próximo 30 de abril, para que todos aquellos interesados puedan remitir sus propuestas de trabajo con las consideraciones a reformar y una breve explicación de las razones que lo motivan, a la dirección de correo electrónico de Secretaría secretaria@misericordiaysilencio.es .

A fin de facilitarles la tarea, se adjuntan archivos en formato de PDF de la diversa normativa en vigor susceptible de reforma.

pdf Estatuto Marco  pdfEstatutos pdf Protocolo General 

pdf Reglamento Costaleros pdf Reglamento Mayordomos

Queremos darle la bienvenida a nuestra tienda online en donde usted podrá  adquirir fotos, insignias, libros y diversos recuerdos de la Cofradía del  Santísimo Cristo de la Misericordia (del Silencio). Los beneficios generados por la venta de estos recuerdos son íntegramente para  la hermandad y cofradía, al tiempo que atiende los deseos de hermanos y devotos. Por dicha razón, en esta página se le ofrece la oportunidad de contribuir con ella mediante la compra de algunos de los objetos a la venta.

banner

convocatoria_iguala

HERMANO

Tenemos 10 invitados conectado(s)

SALUDA DEL HERMANO MAYOR

BUSCADOR INTERNO

GALERÍA MULTIMEDIA

Traductor automático

Contador

Eres el visitante Nº
mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter

Cofradía del Silencio en Facebook

facebook_icon

clic aquí